Ya os enseñamos hace algunos meses la boda de Ana y Manuel, que tuvo lugar al mismo tiempo que el bautizo del pequeño Manuel. Bien, pues pasados unos meses subimos al Pirineo para hacer una sesión de postboda.

Como siempre que realizamos una sesión con niños, las cosas fluyeron de forma natural. Nos limitamos a pasear con ellos, hacer que se sintieran cómodos delante de las cámaras y dejarnos llevar.

Fue una sesión complicadilla, en medio de una de esas olas de calor infernales que vivimos este verano. Tuvimos que quedar muy temprano y a las 12:00 ya no se podía ni respirar; así que, desde aquí, nuestro más sincero agradecimiento a Ana, Manuel y Manuel porque aguantaron el tipo como unos jabatos.

fotografo bodas zaragoza postboda pirineo

fotografo bodas zaragoza postboda pirineo

fotografo bodas zaragoza postboda pirineo

fotografo bodas zaragoza postboda pirineo

fotografo bodas zaragoza postboda pirineo

fotografo bodas zaragoza postboda pirineo

fotografo bodas zaragoza postboda pirineo

fotografo bodas zaragoza postboda pirineo

fotografo-bodas-zaragoza-postboda-pirineo-010

fotografo bodas zaragoza postboda pirineo

La Gran Ilusión: Fotografía artística y social

Be Sociable, Share!